Las calderas de condensación, con BioCurve y BAXI

Las calderas de condensación, con BioCurve y BAXI

La sede barcelonesa de los Ingenieros Industriales de Cataluña ha acogido el ‘Seminario: Calderas de condensación’, organizado por el Grupo de Trabajo de Eficiencia Energética del Colegio. Los protagonistas de la sesión han sido cargos de las empresas BioCurve y BAXI: Ignacio Quílez, Director Comercial de BioCurve, y Miquel Talló, Responsable de Formación de BAXI en Cataluña, Andorra y Baleares. Cristina Soler, responsable del GT de Eficiencia Energética ha sido la encargada de moderar la sesión.

Ha comenzado Quílez, con la presentación del proyecto de BioCurve: calderas de condensación en biomasa. Durante su introducción, ha destacado que la biomasa “es un componente con independencia energética y con un coste muy competitivo” y que puede provenir “de las hierbas (Arundo o miscanthus), de la fruta (hueso de melocotón por ejemplo) o de la leña (pellet, briqueta o la propia leña) ” y segun indica la agencia calderas barcelona

Quílez ha resumido el mercado de las calderas en relación al PCI (poder calorífico inferior) del combustible: “las calderas convencionales tienen un 80-90% de rendimiento; las calderas Premium y de baja un temperatura poseen un 90-95% de rendimiento, y por último, las calderas de condensación, las cuales tienen un 100% de rendimiento o cifras superiores “. El Director Comercial de BioCurve también ha presentado una de las innovaciones que ofrece esta compañía: el concepto del intercambiador formado por tubos en forma de curva, que crea un haz de espirales y permite un 50% más de superficie de intercambio, cinco veces más de recorrido y una combustión óptima.

Quílez también ha tratado la normativa legal que rodea las calderas y ha avanzado que el próximo 1 de abril del año 2017 entrará en vigor el etiquetado energético en calderas de biomasa, que tendrá en cuenta el rendimiento y el consumo eléctrico.

Acto seguido, ha entrado en escena Miguel Tallo para presentar las calderas de gas de condensación de BAXI. Tallo también ha comparado el rendimiento entre las calderas en relación al PCI (poder calorífico inferior) y el PCS (poder calorífico superior): “el rendimiento de las calderas convencionales es de 88-92% mientras que las calderas de condensación presentan un rendimiento del 97-108% “.

Tallo explicó que la temperatura de la condensación del gas natural oscila entre los 53 y los 55 grados y ha puesto una serie de ejemplos prácticos de cómo funciona este sistema. Tallo ha manifestado que “cuanto mayor sea el ratio de modulación, mayor será la capacidad de la caldera para adaptarse en todo momento a las diferentes necesidades de potencia que se requieran”.

El Responsable de Formación de Baxi ha detallado las dos maneras de regular las instalaciones: mediante la sonda exterior y a través del termostato modulante. “¿Cuál es mejor?”, Preguntó Tallo. La respuesta ha sido clara: la regulación ideal debe valorar los dos sistemas, ya que con la sonda exterior nos adelantemos a los posibles cambios de temperatura en función de las condiciones exteriores y con el termostato ambiente modulando modificamos la temperatura de impulsión en función de las variaciones de las condiciones interiores.

Tallo ha finalizado con ejemplos de sustituciones de calderas. Por ejemplo si cambiamos la caldera de 70 kw con una antigüedad de más de 10 años, el ahorro anual será de 1.100 euros y la amortización se ubicaría en los cinco años. Para una sustitución de una caldera de 250 kw de más de 10 años, el ahorro anual será de 4.000 euros y la amortización sería el sexto año.
Puede consultar toda la documentación de la jornada aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *